Síguenos: facebook twitter youtube
Click on the slide!

Programa En Tu Presencia

Escucha el programa de hoy en la seccion de charlas

Click on the slide!

Caminando

Image taken from the movie "Transformers"

Click on the slide!

Guerra Espiritual

Image taken from the "Invaders"

Guerra frontal contra nuestros enemigos...

Click on the slide!

Misión 52 - Sanando Familias

Image taken from the movie "Shoot 'em up"

El anhelo del Corazon de Dios Sanar Tu Casa, Tu Hogar y Tu Familia

Frontpage Slideshow (version 2.0.0) - Copyright © 2006-2008 by JoomlaWorks

La Falta de Perdón

 

LA FALTA DE PERDÓN Y SUS CONSECUENCIAS

 Mateo 18:21-35

Brevemente, la historia es de un hombre que llamó a cuentas a sus siervos y le fue presentado uno que le debía 10,000 talentos, el cual no pudiendo pagar suplicó paciencia para pagar; su señor movido a misericordia le soltó y le perdonó la deuda. Aquel siervo halló a su consiervo que le debía 100 denarios, éste último le rogó paciencia para pagarle, pero no quiso y lo echó a la cárcel. El señor cuestionó al siervo malvado del por qué no tuvo misericordia con su consiervo como él la había tenido, lo cual provocó que su señor enojado lo entregara a los verdugos hasta que pagase la deuda.

Su deuda era de 10,000 talentos, un talento equivale a 6000 denarios, la deuda convertida a denarios equivale a 60.000.000 de denarios, aproximadamente a 88 mil millones de pesos actuales una deuda impagable.

La deuda de su consiervo era de 100 denarios que equivale a 148.000 pesos hoy. Una deuda pagable.

El Rey = Dios Padre.

La deuda = Las ofensas (Los pecados que cometemos contra otros).

Misericordia = Dar a alguien lo que no merece (Salmo 103:10-11).

El siervo malvado = La persona que no quiere perdonar.

El consiervo = La persona que nos ha ofendido.

Los verdugos = Puertas abiertas de tormentos.

El perdón debe ser una decisión que repercute en nuestra relación con Dios. El perdón humano tiene que ser análogo al perdón divino (Efesios 4:32; Colosenses 3:13), ya que Dios es misericordioso, sus hijos debemos ser también misericordiosos (entendiendo por misericordia: Dar a alguien lo que no merece).

Como consecuencia de su falta de perdón fue entregado a los verdugos para ser atormentado. La falta de perdón trae a nuestras vidas mucho  sufrimiento. Al único que le estás haciendo daño con no perdonar es a ti mismo. Si ya te hirió la ofensa, no te lastimes más no perdonando, suficiente es con el dolor de la ofensa!!.

Aunque ya se le había perdonado la deuda, frente a su falta de perdón con su consiervo,  tuvo que pagarla de nuevo e iba a ser torturado, hasta que pagara su deuda.

De igual forma el resentimiento, y la falta de perdón nos torturan hasta que decidimos obedecer a nuestro Padre Celestial y perdonar a otros como Él nos ha perdonado a nosotros. Así, perdonando a otros; pagamos la deuda y somos libres de los verdugos (ira, enojo, amargura, etc.) que nos atormentas robándonos la paz de nuestras vidas.


Es el tiempo de decidir ¿De quién quieres ser esclavo?. Muchos creen que son libres porque van a la iglesia, o porque trabajan en la obra de Dios, o por ser llamados cristianos. Sin embargo, el que no perdona a quien le ofende o le hiere, está en pecado!!!. Es así esta pecando,  “trabaje lo que trabaje” en la obra de Dios y tenga los años que tenga siendo cristiano. Aquellos que no han ido a Cristo para recibir y/o extender el perdón, a través de la Cruz; son esclavos del pecado, y necesitan la libertad que sólo Cristo puede darles. Romanos 6:16-18.

Perdonar es obedecer la sana doctrina y esto nos convierte en siervos de la justicia. Por el contrario,
el no perdonar nos hace esclavos del pecado tal y como lo relatan estos versos anteriores.


Vamos a perdonar hoy. Si no perdonamos, la falta de perdón estorbará nuestra comunión con Dios.  Tomemos hoy la decisión de perdonar. Abandona el orgullo y perdónalos hoy!!. Yo te recomiendo que para hacer mejor las cosas, que antes de hacer tu lista, procedas renunciar a frases como: “Nunca lo perdonaré por lo que me hizo”, “Si, yo perdono pero no olvido”.


 

Leer más...

Informacion_Iglesia

IGLESIA CRISTIANA INTERNACIONAL EN TU PRESENCIA

CARRERA 15 No. 32-88

Tel 2875638 - Bogotá D.C.

Caminando

 

Caminando en el Reino de los Cielos

 

¿Está el reino de Dios en la tierra hoy día, puesto en el “corazón de los hombres?” ¿Está Dios usando a Su Iglesia para extender Su reino, por medios del amor fraternal y buenas obras, hasta que alcance todas las naciones? La enseñanza de la Biblia está clara. ¡Aquí está la importante verdad de esta doctrina que comúnmente es malentendida!.

¿Está El Reino Dentro De Usted?: En Lucas 17:20-21 Cristo dijo, “El reino de Dios no vendrá con advertencia, ni dirán: Helo aquí, o helo allí; porque he aquí el reino de Dios está entre vosotros.”. ¿A quién le estaba hablando Cristo? La primera parte del versículo 20 da la respuesta: “Y cuando los fariseos le preguntaron, cuándo había de venir el reino de Dios, El les respondió y dijo…” Cristo le estaba hablando a los fariseos, ¡no a Sus discípulos! Los Fariseos le preguntaron, “¿Cuándo había de venir Su reino?”.

Aquí está la respuesta de Cristo: “El reino de Dios está entre vosotros.” ¿Quería decir Cristo que Su reino estaba dentro de los Fariseos-hombres que El los llamó “hipócritas” y “guías ciegos,” quienes “dejaron lo mas importante de la ley, justicia, misericordia y la fe,” que estaban “llenos de robo y de injusticia,” que eran como “sepulcros blanqueados [tumbas pintadas de blanco], que se muestran hermosas por fuera, pero…por dentro [estaban] llenos de huesos de muertos, y de toda inmundicia” (Mateo. 23:21, 23-27)?, Cristo le estaba diciendo a estos hombres carnales que Su reino estaba en la presencia de ellos. Cristo se estaba refiriendo a El mismo. El representaba el reino de Dios, Su gobierno. Mientras que Jesús era un hombre de carne y sangre, El también era El Mesías, nacido para ser un rey. El nunca pecó ni actuó contrario a la voluntad de Su Padre. El era el representante perfecto del gobierno de Dios.

 

 

 

Llamado o Escogido

Charlas.jpeg

 

LLAMADO O ESCOGIDO

Mateo 22:14

Todos los que hemos aceptado a Cristo en nuestro corazón hemos sido "llamados", y al aceptar a Cristo hemos sido justificados. Jesús hace una diferencia entre ser "llamado" y ser “escogido”.

  • 12 fueron los espías pero solo 2 entraron a la tierra prometida, con Gedeón salieron 3000 y solo 300 bastaron para conquistar, Muchos eran los del escuadrón de Israel pero solo 1 venció a Goliat, 10 eran las vírgenes y solo 5 entraron a las bodas de Su Rey.

        

Por lo tanto, los "llamados" somos todos los que hemos sido justificados, pero el ser "escogido" es otra cosa y el Señor usa criterios para “escoger”. ¿Qué tengo que hacer para estar entre los escogidos?, la contestación está claramente dada en Colosenses 3:12-17 donde nos da varias  indicaciones muy claras y precisas.

Muchos son llamados, pocos son escogidos y algunos de los pocos son fieles. El primer grupo, estuvo compuesto por las multitudes. "Y le siguieron grandes multitudes..." (Mateo 19:2). De ese grupo se dijo más tarde: "Desde entonces muchos de sus discípulos volvieron atrás, y ya no andaban con él" (Juan 6:66). El segundo grupo, era más pequeño. Había setenta en ese grupo con un ministerio especial de 70. "Después de estas cosas, designó el Señor también a otros setenta" (Lucas 10:1-12). El tercer grupo, consistía de doce hombres. "En aquellos días él fue al monte a orar y pasó la noche orando a Dios. Y cuando era de día, llamó a sus discípulos, y escogió a doce de ellos, a los cuales también llamó apóstoles..." (Lucas 6:12-13). Fuera de tal grupo escogió el cuarto grupo, el cual, consistía de solamente tres. (Mateo 17:1-2). Ese grupo de tres serían testigos oculares de su majestad. Estos discípulos representarían aquellos que proseguirían hacia "...la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús" (Filipenses 3:14).

Ahora bien, para que nos escoge el señor?, la respuesta está en el libro de 1o. Pedro 2:9-10 y esto se logra cuando el Señor derrama el Espíritu Santo en medio de nosotros para cumplir el propósito: Isaías 61:1-3.

El Libro de Apocalipsis habla del triunfo del Cordero de Dios. Pero se nos dice que el Cordero tiene un ejército de discípulos a través de quienes Él pelea Sus batallas y obtiene la victoria. Estos discípulos son (1) llamados, (2) escogidos y (3) fieles. "Pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque él es Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con él son llamados y elegidos y fieles" (Ap 17:14).