Síguenos: facebook twitter youtube
Click on the slide!

Dile_a_Pedro

Dile a Pedro... La Visión de Dios para la iglesia de hoy !

Click on the slide!

Misión 52 - Sanando Familias

Image taken from the movie "Shoot 'em up"

El anhelo del Corazon de Dios Sanar Tu Casa, Tu Hogar y Tu Familia

Click on the slide!

Caminando

Image taken from the movie "Transformers"

Click on the slide!

Guerra Espiritual

Image taken from the "Invaders"

Guerra frontal contra nuestros enemigos...

Click on the slide!

Programa En Tu Presencia

Escucha el programa de hoy en la seccion de charlas

Frontpage Slideshow (version 2.0.0) - Copyright © 2006-2008 by JoomlaWorks

Info_Iglesia

 

IGLESIA CRISTIANA EN TU PRESENCIA

CARRERA 15 No. 32-88 - TEUSAQUILLO - BOGOTA D.C.

TELS: 2875638 - 2320869 

www.entupresencia.org / www.entupresencia.fm

 

La Amistad con el mundo

LA ENGAÑOSA AMISTAD CON EL MUNDO

1o. Corintios  2:6-16.  

La Biblia nos habla del espíritu del mundo y del  Espíritu de Dios, así como el Espíritu Santo es de parte de Dios, el espíritu del mundo es de parte de Satanás. 

El Apóstol Pablo le enseñó a la iglesia del principio guiado por el Espíritu Santo, es por medio de el Espíritu Santo que podemos entender el amor que tenemos, porque el anhelo de Satanás es que nosotros seamos llenos del espíritu del mundo, pero el anhelo de Dios es que todos seamos llenos del Espíritu Santo, estamos en medio de una  epidemia espiritual. Muchos cristianos quieren estar bien con el mundo y a su vez quieren tener una relación con Dios estos son aquellos que no están radicalmente comprometidos con el Señor y su palabra en otras palabras son simpatizantes de Cristo más no discípulos, por lo tanto si usted quiere caminar en el Reino de Dios es necesario que aborrezca el espíritu del mundo y anhele continuamente al Espíritu Santo, la única manera es que tu y yo deseemos ser discípulos.

Muchos viven su cristianismo bajo el lema de yo no robo, ni mato, ni hago mal a nadie y esta es la excusa para relacionarse con el mundo ya que aún no se han convertido realmente a Cristo, Santiago 4:4-9. Estas palabras ponen de manifiesto que ser amigo del mundo —seguir la corriente del mundo— es igual a ser enemigo de Dios. Enemistad significa carencia de relación a causa de enfrentamiento y/o ruptura; la amistad con el mundo es una situación de engaño y ceguera espiritual, en la que uno se siente cómodo y de la que no intentará salir a no ser que antes se haga la luz sobre él y esté dispuesto a pagar el precio de ser y vivir como verdadero cristiano y esto trae consecuencias:

  • Pablo advierte a los cristianos de Efeso acerca del destino preparado para quienes viven bajo el espíritu del mundo: Efesios 2:1-3.
  • La parábola del sembrador hace énfasis en la carencia de fruto en el cristiano seducido por el mundo: Mateo 13:22. ¿No es el retrato vivo de muchos cristianos de nuestros días?.
  • La amistad con el mundo trae ruptura en la comunión con Dios: 1o. Juan 2:15-17. La primera consecuencia clara es la incompatibilidad de amores: donde está uno de ellos no cabe el otro. La expresión "el amor del Padre" puede interpretarse en dos sentidos: el amor de Dios al hombre y el amor del hombre a Dios. Desde luego, si el amor del Padre no está en el hombre, difícilmente podrá el hombre amar a Dios. Y por supuesto donde no está el amor del Padre tampoco estará el amor del Hijo ni el del Espíritu Santo. La ruptura con una persona de la Trinidad es ruptura con todas ellas.
  • Gálatas 1:10. Esto es lo que ocurre en las iglesias de hoy, todas las prédicas, enseñanzas, métodos de estudio, liderazgo y crecimiento, se hacen para agradar a los hombres, para enriquecerlos y dejan de ser Siervos de Cristo para convertirse en Siervos de Satanás.

Lo mejor que podemos hacer para no dejarnos seducir por el espíritu del mundo ni ser su amigo es esforzarnos por vivir como verdaderos hijos de Dios y la única manera es que esté en nosotros el Espíritu de Dios y para tal fin debes tomar la decisión de entrar en el Reino de Dios y someterte al Rey del Reino de los Cielos, de lo contrario el resultado inevitable es que cuanto más te dejes influenciar por el espíritu del mundo, mas te parecerás a Satanás.  Juan 15:19.

EL Reino de los Cielos

 

EL REINO DE LOS CIELOS

Romanos 14:17.

Por qué debemos buscar el Reino de Dios: La razón simple, no obstante profunda, por la que debemos buscar el Reino de Dios es que miles de años de historia muestran que los seres humanos no podemos gobernarnos de manera efectiva; y al final, todos los gobiernos humanos fracasarán, en todo sentido; en una nación, en un departamento, en una ciudad, en un municipio e incluso en tu casa, tu hogar y tu familia, en Proverbios 14:12 , “hay camino que al hombre le parece derecho; pero su fin es camino de muerte”. Jeremías agregó: “Conozco, oh Señor, que el hombre no es señor de su camino, ni del hombre que camina es el ordenar sus pasos” (Jeremías 10:23).

Adan y Eva prefirieron vivir independiente de Dios y comenzó la hecatombe en el ser humano, lo mismo ocurre en cada vida, en las familias: deciden vivir sin Dios y…. La Biblia promete que ciertamente habrá un gobierno mejor el cual vendrá a esta tierra a reemplazar todos los gobiernos humanos. Después de explicar que habría tres imperios mundiales más, después del encabezado por el Rey Nabucodonosor, Daniel el profeta escribió: “Y en los días de estos reyes el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre” (Daniel 2:44).

El hecho de que el término Reino de Dios sea introducido en los evangelios nos indica que el mismo viene a nosotros por causa del evangelio de Jesucristo y por eso no se había mencionado en el Antiguo Testamento ya que el Mesías aún no había venido a morar entre los hombres. Al tratar de buscar una definición a lo que es el Reino de Dios descubrí que es tan abarcador que me ha sido muy difícil de definir y que muchas partes de este van más allá de nuestra comprensión humana. No se puede esperar menos de algo tan grande y maravilloso como el Reino de Dios.

Primero sabemos que todo reino tiene un rey. Jesucristo el Rey de reyes (Apocalipsis 17:14), donde se encuentra ese Reino?, vemos esto en Lucas 17:20, También podemos ver un vínculo fuerte entre el Reino de Dios y su Justicia en el Salmo 97:2. En Romanos 14:17 nos da una definición del Reino de Dios "Porque el Reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo". Aquí menciona que la justicia es parte de su reino y nos dice que el Espíritu Santo juega una parte esencial en alcanzar el Reino de Dios. Esto nos da a entender que el Reino de Dios es Cristo en nosotros y estar lleno de su Espíritu Santo. Esto lo podemos ver en Mateo 21:43 "Por tanto os digo, que el reino de Dios será quitado de vosotros, y será dado a gente que produzca los frutos de él". Otro ejemplo de esto está en Lucas 9:2 "Y los envió a predicar el Reino de Dios, y a sanar a los enfermos".  Lucas 10:9.

Jesús les enseñó a orar así: “Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu Reino”. No dice: “Venga a nosotros la riqueza, ni la prosperidad,” sino venga a nosotros tu Reino.

Vamos a aprender algo que va a repercutir dentro de su casa. Todo lo que le voy a compartir no va a funcionar si no lo pone por práctica. Mateo 6:25: Por tanto, os digo no os afanéis por vuestra vida qué habéis de comer o vestir. Habla acerca del afán y Jesús enseña acerca de confiar en El, de confiar en sus promesas y su Palabra.

Dios tiene un reino, pero dentro de ese reino, opera un principio muy valioso llamado justicia. Una cosa es que usted diga: “Voy a hacer que el reino me bendiga”, y otra es poner a funcionar la justicia del reino de Dios. El es justo, ¿usted confía en la justicia de Dios? ¿Cómo es la justicia de Dios? ¿La conoce? ¿Cómo opera? Dios es bueno, pero ¿cómo es El? Le da a cada quien de acuerdo a lo que le toca, pero eso es muy general. Buscad primeramente el reino… Sea un buscador del reino. Haga que el reino se establezca en su vida. Jesús les enseñó: “pidan”. Venga a nosotros tu reino. Esto se pide. ¿Cuántas veces ha pedido: “Señor, establece tu reino en mi vida?”.

 

Dile a Pedro

 

DILE A PEDRO…

 

Es la visión que Dios le mostró a un NeuroPediatra en sueños para estos últimos tiempos, basado en cuatro elementos fundamentales: La Cruz, La Copa, La Corona y la Paloma. 

Narra este hombre a quien Dios llama Charlie y cuyo nombre es Carlos Mora, que una noche como a las tres de la madrugada, una voz con voz de trueno pero en tono dulce lo llama y lo lleva a un recinto, el sentía la presencia de Dios detrás de el y veía un salón desarreglado, el techo desnivelado, las paredes torcidas, cortinas caídas y enredaderas que invadían techos y paredes, Charlie le pregunta: ¿para que me has traído aquí?, el Señor le dice: Solo observa, esta es la condición de Mi Iglesia hoy.

Al frente una columna blanca y en la parte alta una Cruz brillante, que iba aumentando de tamaño hasta llegar al piso, a la izquierda otra columna y en la parte alta una Copa, a la derecha otra columna y en su parte alta una Corona y en la parte de atrás una columna y en su parte alta una Paloma; en el centro una mesa, era rectangular, baja, con sillas al rededor, sillas muy bajas, de tal manera que cualquiera que quisiera sentarse tendría que postrarse irremediablemente.

Entonces el Señor le habló diciendo: DILE A PEDRO… que les hable de Mi Salvación, mientras un ángel bajaba la Copa a la mesa…

Prosiguió diciendo: DILE A PEDRO… que les hable de Mi Reino, el reino de los Cielos, mientras un ángel bajaba la Corona a la mesa…

De la columna de atrás salía una Paloma, mientras El le dijo: DILE A PEDRO… que los ministre con Mi Espíritu Santo.

SALVACIÓN, REINO DE LOS CIELOS, ESPIRITU SANTO… Es el mensaje para la iglesia de hoy, para la iglesia actual, para la iglesia de Cristo.

 

Todo Por El

TODO POR EL SEÑOR

Mateo 16:24-25.

Hoy en día se predica un evangelio fácil, un evangelio que no requiere compromiso. Hoy se predica un evangelio de mucha prosperidad, de mucha risa, sin arrepentimiento, de poca santidad, en otras palabras sin compromiso. Jesucristo dijo estrecha es la puerta y estrecho el camino que lleva a la salvación. Hoy no existe el compromiso con Dios.

Muchos piensan que con ir el domingo a la iglesia es suficiente. sin vida de oración, no se lee la Biblia a diario, no se comparte el evangelio con otros, por eso el Señor nos ha instado a que tengamos tiempo de intimidad con El, sin importar el método o la manera de hacerlo.

Para poder morir por Cristo es necesario vivir por El, los apóstoles pudieron morir por Cristo porque estaban viviendo por El. Un cristiano que no vive por Cristo, jamás podrá morir por El. 

La Palabra dice en Lucas 9:62 y Lucas 14:26: El Reino de Dios es la soberanía de Dios y allí es donde nos convertimos en discípulos del Señor, entonces Dios hace que comencemos a disfrutar de esos privilegios del reino aquí y ahora, mientras llevamos a cabo nuestras tareas y cumplimos con nuestras responsabilidades como Sus discípulos.

Por la tal razón el mismo Señor declaró: Mateo 16:24-25, Negar el yo es repudiar sus propias ideas y la única condición para seguir los pasos de Jesús es negar el yo… Cuantas veces por tu propio yo todo te ha fallado?, que beneficiará al hombre aunque pueda ganar todo lo que el mundo tiene que ofrecer si al final pierde lo que Dios ofrece?. Mateo 10:37-39.

  1. Perderá su vida en este mundo. Así es, porque vivirá en adelante sólo para Dios, y no más para sí mismo. No vivirá más por sus propios placeres, sino que sacrificará a sí mismo por Dios. 
  2. Vivirá en adelante por amor a él. Buscará su deleite en el Señor, y no más en las cosas de este mundo. 
  3. Reservará su corazón para el Señor y lo guardará para que permanezca indiviso en su amor por él, para que todo el amor de su corazón vaya a él. 
  4. No tratará más de salvar su vida en este mundo. Renunciará a la manera de vivir del mundo alrededor de él. Renunciará a los caminos de la cultura en que vive, y vivirá en adelante para Dios. Perdiendo su vida así por causa de Cristo, hallará su vida verdaderamente. Hallará su vida en Dios, y hallará a Dios en sí mismo y hallará el Reino de Dios.

Tenemos que amar a Jesucristo más que todo lo demás, más que nuestra familia, más que nuestra vida en este mundo, y más que nuestros propios placeres, que dividen nuestro corazón de un amor puro e indiviso por Cristo. Nada debe venir entre nosotros y Jesucristo. Nuestro amor por él debe ser primero, y debemos sacrificar todo lo demás por amor a él para seguir su llamada radical.